Las 5 Etapas para dominar la Inteligencia Emocional

Clientes insatisfechos, competitividad laboral, presión por parte de nuestros superiores, entre otras situaciones, pueden generar un ambiente lleno de tensión en nuestro trabajo.

El mundo laboral nos enfrenta constantemente a desafíos y cuando no estamos listos a afrontarlos pueden provocar en nosotros efectos negativos tanto a nivel físico como psicológico: afectan nuestra productividad laboral, nuestras relaciones familiares y nuestro equilibrio emocional.

La clave para el control de estas situaciones está en el manejo de nuestras emociones, es decir la Inteligencia Emocional (I.E.) que no es más que el conjunto de habilidades, actividades, capacidades y competencias que determinan el comportamiento de un individuo, reacciones, estado de ánimo y su forma de comunicación.

Según un estudio realizado por algunos profesores como Martin   Seligman,   Universidad   de   Pensylvania; Walter   Mischel, Universidad de Stanford y Peter Salovey, Universidad de Yale, admiten que el Coeficiente Intelectual interviene sólo en un 20% de los factores que determinan el éxito. El 80% restante está vinculado a otros factores que incluyen, lo que ellos denominan, la inteligencia emocional.

Entonces… ¿Cómo ser un profesional emocionalmente inteligente? Tienes que controlar estas  5 etapas:

  1. Reconocer y conocer las propias emociones: esta es la clave de la I.E. Al tener una noción más segura de lo que se siente ante una situación concreta, podremos tomar una decisión más acertada.
  2. Manejar las emociones: Los sentimientos deben aprender a ser moldeados, así no tendremos sentimiento negativos tan fuertes. Nos da autocontrol y autoconocimiento.
  3. Propia motivación: Ordenar nuestras prioridades y emociones al servicio de un objetivo es esencial para el cumplimiento del mismo. Nos dará dominio y creatividad.

    trabajadores-dando-ideas-para-el-nuevo-proyecto_1139-226
    Imagen tomada de Freepik
  4. Reconocer las emociones de los demás: Nadie está solo en su trabajo, por esto es necesario desarrollar empatía, es decir, la adaptación a las sutiles señales sociales que indican cómo nos sentimos, que queremos o necesitamos.
  5. Manejo de relaciones: Es el arte de manejar las emociones de las otras personas, con esta habilidad y la anterior se puede destacar en cualquier ámbito que requiera de interacción con los demás.

Poner en práctica cada una de estas habilidades puede ayudarte a obtener resultados más eficientes, reducir el estrés y  mejorar la capacidad de trabajo en equipo dentro de tu empresa o con tus compañeros de trabajo.

Redacción: Marcela Roura

Edición: María Fernanda Vargas

Anuncios